Se utiliza la cirugía en uñas de los pies para aliviar los siguientes tipos de deformidades:

  • Uña encarnada o enterrada
  • Uña curva
  • Hongos
  • Uña astillada (hipertrofiada)
  • Uña lesionada

Uña encarnada y uña curva

La uña encarnada, es una condición en la cual una porción de la uña presiona el borde de la piel alrededor de ésta ocasionando dolor, enrojecimiento de la piel y a veces infección. Si esta condición se deja sin tratar causará que la piel alrededor de la uña se amontone sobre el borde.

Vista uña encarnada

Vista uña encarnada

Tratamiento

Esta cirugía para curar uñas encarnadas puede ser realizada con o sin aplicación de anestesia local. El médico hará radiografías antes de la cirugía para asegurarse de que no existe una espuela debajo de la uña.  Remover parte del borde de la uña que está ocasionando problema dará un alivio temporal. Pero si el problema es recurrente necesitará de un remedio más duradero. Esta corrección se realiza bajo anestesia local, y consiste en remover la porción de uña y la raíz que son causas del problema.

Corte laterual de uña encarnada

Corte laterual de uña encarnada

Espuela bajo la uña

En ocasiones las uñas deformes están relacionadas con pequeñas espuelas localizadas con pequeñas espuelas localizadas en la punta del dedo bajo la uña. Esto puede causar considerable molestia a la uña y áreas circundantes. La piel entre la uña y el hueso puede quedar presionada (atrapada) y en ocasiones, formarse un callo en ese lugar. Si se remueve la uña sin ser removida la espuela, el callo continuará apareciendo en la punta del dedo.

Espuela bajo la uña

Espuela bajo la uña

La manera más efectiva de tratar esta condición es haciendo una pequeña incisión en la punta del dedo e insertar un diminuto instrumento quirúrgico para reducir la espuela. Esta espuela puede ser removida fácilmente con esta técnica para ayudar a asegurar resultados duraderos. En ocasiones se necesita uno o dos puntos de sutura para cerrar la incisión en la punta del dedo. Pudiera sentirse sensibilidad en la punta del dedo por unos pocos días pero pasará rápidamente. Muchos pacientes no experimentan esta sensibilidad.

Para mayor alivio sería aconsejable ir en sandalias para evitar esa área. Su médico puede recetarle un zapato especial. La habilidad para caminar, siguiendo este procedimiento, no causará problema. El vendaje se mantendrá en el dedo por varios días y los puntos serán removidos en la consulta una o dos semanas después de la cirugía. Solamente habrá un poco de hinchazón e incomodidad.

Engrosamiento deforma de la uña

Esta condición puede ser asociada con hongos, lesiones en la uña o por herencia familiar. El tratamiento requiere la remoción de la uña y la destrucción de la raíz de la misma. Este tipo de corrección permanente requiere anestesia local.

Vista lateral de un dedo gordo del pie con engrosamiento deforme de la uña

Vista lateral de un dedo gordo del pie con engrosamiento deforme de la uña

Cirugía con láser

La cirugía con láser envuelve la remoción quirúrgica de la uña encarnada hasta llegar al área de la raíz. Después de remover con sumo cuidado el tejido con hongo, si es que está presente, la raíz y la porción del tejido con hongo restante son tratados con un instrumento láser par ala remoción permanente de la parte de la uña encarnada afectada y su raíz. Puede que también requiera cirugía del borde de la uña encarnada y de su raíz, o de toda la uña y su raíz.

Cauterización para remoción permanente

Este proceso envuelve la remoción de la uña encarnada y el cuidadoso corte de tejido muerto y limpieza del área por si está presente algún tipo de hongo. El área de la raíz de ese tejido que será removido permanentemente será luego tratado con un agente químico que destruirá esa porción de la raíz. Si toda la uña es removida, el mismo procedimiento será aplicado a todo el tejido debajo de la uña  y al área completa de la raíz para prevenir que la uña no crezca nuevamente.

Su médico recetará el medicamento indicado luego de la cirugía química o con láser, y le dará instrucciones para el cuidado en su hogar. Habrá muy poco dolor en cualquiera de estos procedimientos. Generalmente, después del primer día, no necesitará hacer uso del sandalias. Estará disponible para caminar después de realizado cualquiera de estos procedimientos. Llevará un drenaje por varias semanas después de este tipo de cirugía. Es parte del resultado normal después de la cirugía y no debe confundirse con una infección.

Cuidados después de la operación

La mayor parte de estas cirugías pueden realizarse en la consulta médica o pasando un día en el hospital. Generalmente se permite caminar después de la cirugía. Su médico aconsejará que camine en sandalias o con un zapato especial. Le recetará medicamentos, de ser necesarios, para el dolor.

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *