Menos dolor metatarsal

“Metatarsalgia” es un término general que implica una condición dolorosa que envuelve la región metatarsiana del pie, anterior a los dedos, que algunas veces se le llama “bola del pie”.

Existen cinco huesos metatarsales en el pie, los cuales son similares a los nudillos de la mano. Cada metatarsiano sirve para distribuir el peso del cuerpo a través de la planta frontal, es decir, el área del pie que va desde los huesos metatarsales hacia el frente incluyendo los dedos.

Discutiremosl los problemas con los metatarsales segundo, tercero y cuarto, solamente, ya que el primero y quinto presentan problemas separados y diferentes.

La parte frontal del pie esté compuesta anatómicamente de huesos, ligamentos, tendones, músculos, nervios, vasos sanguíneos y piel, todos los cuales se encuentran inter-relacionados. Cada una de las partes antes mencionadas puede ocasionar condiciones dolorosas por si solas o en conjunto, en la coyuntura conocida como unión de falange metatarsal. Los huesos del dedo se conocen como falanges.

El dolor puede ser causado en esta área por los callos.

Estos pueden estar esparcidos y difusos sobre un área o encontrarse localizados en un punto especifico y con raíz profunda. Puede o no tener un abultamiento doloroso asociado con ellos. Nos referimos a un saco 0 bolsa llena de liquido localizado entre la piel y algún hueso del pie. Su función es proteger el hueso de la usual fricción que el caminar ocasiona al pie.

Causas estructurales de los callos

  1. Cabeza del metatarsiano engrandecido
  2. Metatarsal oprimido (hueso localizado més bajo que los otros huesos)
  3. Metatarsal anémalo y largo
  4. Cuerpos extraños incrustados en el pie
  5. Cambios degenerativos en las coyunturas debido a inflamación o artritis

Causas funcionales

  1. Función biomecánica anormal de los pies (la biomecánica es el estudio dinámico de los cambios que ocurren con el peso y el caminar)
    Estas anormalidades incluyen: pie plano, arco muy alto del pie 0 dedos presionados. Cada uno produce callos específicos en “la bola del pie”.
  2. Pérdida del tejido de la planta del pie que sirve de almohadilla y protección. Este desgaste ocurre con la edad. Puede ocurrir también en personas que tienen el arco del pie alto, deportistas que continuamente ejercen presión en la bola del pie. Ej: Trotar, baloncesto, tenis y voleibol.

Otros factores que pueden causar dolor en la bola del pie incluyen:

  1. Artritis, reumatoide u osteoporosis
  2. Bursitis dolorosa sin callosidades
  3. Verrugas— comúnmente desarrollan callosidad — .
  4. Neuroma o neuritis, una condición de los pequeños nervios que van hacia los dedos
  5. Tendonitis
  6. Quistes
  7. Cuerpos extraños, astillas o pelos
  8. Diabetes- dolor ocasionado por la mala circulación de la sangre (sensación de ardor y alfilerazos sentidos en particular, durante la noche)
  9. Trauma (lesión)
  10. Desgarradura o fracturas por tensión u opresión

Tratamiento

El tratamiento esta basado en la determinación del médico. Por lo general, causas funcionales 0 biomecánicas del metatarsiano (“metatarsalgia”) son tratadas con ortéticos (plantillas ortopédicas insertadas el zapato para evitar movimiento anormal del pie mientras se esta de pie 0 se camina). Esto reduce el roce del movimiento con la bola del pie y evita el dolor y la formación de callosidades.

Las causas estructurales del metatarsiano responden bien a la cirugia y/o a la adaptación del ortótico (la adaptación balancea la presión ejercida sobre la planta del pie y la lleva fuera del área dolorosa, de la misma manera que lo haría una almohadilla de espuma plástica).

Si la cirugia de las deformidades estructurales es recomendada, el historial que su médico haga le ayudara a determinar que procedimiento sera el más adecuado. Sus contestaciones a las preguntas que le haga el médico, ayudarán a su podiatra a fijar los objetivos de la cirugía, aliviar el dolor y devolver la función o mejorar la apariencia del pie. El podiatra examinará sus pies, tobillos, rodillas y caderas. El érea afectada sera examinada por si hay dolor o inflamación y también analizará su modo de andar. Se requerirán radiografías y pruebas de laboratorio para diagnosticar su problema particular.

Si la cirugia es recomendada su podiatra le explicara cual es su problema particular y cómo la cirugía puede ayudarlo a corregir el mismo. Tenga siempre presente que, cada problema particular del pie es único y existen diferentes procedimientos quirúrgicos y logros para ser tratados.

Algunos ejemplos de tipos y localizaciones de osteotomia metatarsiana (cirugía para fracturas de hueso – o huesos -, que son necesarias para reponer el metatarsal caido que esté causando su problema) son los siguientes:

metatarsales_2

La cirugia puede ser realizada en el hospital con la estadia de un solo día o en la misma oficina del podiatra. Se discutirá el tipo de anestesia a ser empleada al igual que factores de riesgo y complicaciones.

Después de la operación, su podiatra discutirá con usted el cuidado y tipo de seguimiento a seguirse durante su recuperación, lo cual es para su caso en particular. Algunas consideraciones serian: dolor, puntos de sutura, baño, peso, zapatos especiales, bastones, muletas, ejercicios en el hogar y retorno al trabajo.

metatarsales_3

Cada uno de los anteriores variará de acuerdo al individuo y sera discutido por su podiatra. Por lo general, la cirugia del pie resulta excelente para el alivio del dolor y devolver la función y apariencia al pie.

También es selectiva, significando que usted junto a su médico puede seleccionar el momento que le resulte mas conveniente para realizar la misma.

Recuerde que, el periodo de recuperación es tan importante como la operación misma, así que coopere con su podiatra para obtener los mejores resultados en alivio y funcionamiento. Se tomaran radiografías post-operatorias para determinar si se está llevando satisfactoriamente la curación.