Dolor del talón, las espuelas calcáneas

El hueso del talón, (calcáneo) es el de mayor tamaño en toda la estructura ósea del pie y se proyecta hacia atrás para proveer una especie de palanca de equilibrio para los músculos de la pantorrilla. Con cada paso arrojamos todo el peso de nuestro cuerpo sobre el talón por lo que el impacto sobre la planta del pie y sus estructuras asociadas es intensa y constante.

Cuando ocurren fallas biomecánicas en cualquiera de estas estructuras salen como consecuencia unas espuelas talonares 0 calcáneas. Ciertas fallas biomecénicas como el pie plano, deformidades del arco plantar, y tendones de Aquiles encogidos, causan un gran estrés en las bandas de fibras (fascia plantar) que se extienden desde la parte inferior del calcáneo hasta el comienzo de los dedos del pie y que forman el arco de cada pie humano.

Si aumentamos de peso esto trae un tipo de estrés sobre las fibras plantares o si realizamos intensas actividades deportivas. Otros agravantes son el caminar en exceso o estar de pie demasiado tiempo.

Un dolor en el talén puede ser causado además por una fascitis plantar, una especie de inflamación del saco de fluido en el punto donde se unen al talón y las fibras plantares. Una fractura en la espalda baja puede traer intensos dolores del talón.

Otra causa puede ser una fisura en el hueso calcáneo que genere una espuela en el talón.

Estos tipos de lesiones en el talón pueden ser diagnosticados mediante una serie de exámenes que incluyen, rayos-X y pruebas de laboratorio. Hay que señalar que puede que la radiografía no revele la presencia de una espuela en el talón y que no todas las espuelas en el talón sean dolorosas. El malestar viene de la inflamación de las estructuras talón irritadas por la espuela.

Una vez que se reduce el estrés sobre el área afectada del pie y se elimina la inflamación, el dolor desaparece.

Tratamiento

El tratamiento para las espuelas del talón comienza con un periodo de descanso del pie afectado, inyecciones de sustancias de esteroide antiinflamatorias o medicamento oral, terapia física, copas mullidas para el talón, y los ortéticos (plantillas ortopédicas). Los ortóticos son prótesis insertadas en el zapato para quitarle el estrés a las fibras plantares o remediar fallas biomecánicas del pie. La biomecénica es el estudio dinámico de los cambios que ocurren en el cuerpo durante el caminar o al echarle peso encima al cuerpo.

Las espuelas persistentes son removidas mediante una sencilla cirugía para remover la materia calcificada que se extiende horizontalmente hacia el frente del calcáneo.

Antes de la cirugía

Dolor del talón. Ilustración explicativa: antes de la remoción de la espuela del talón.

Dolor del talón. Ilustración explicativa: antes de la remoción de la espuela del talón.

Lo que debe hacer el paciente antes de la operación lo determinará el médico según  sea cada caso clínico. Dependerá de la edad del paciente, su ocupación sus actividades fisicas y su condición general de salud. Los riesgos y posibles complicaciones serán explicadas abiertamente por el especialista.

La cirugia puede ser en la consulta del médico o en un hospital. El paciente casi siempre es operado el mismo día y es dado de alta poco después de un examen riguroso del resultado quirúrgico.

Puede que el paciente tenga que usar escayola o un zapato recetado. Ambos protegen la herida y estabilizan el pie hasta que sane. Si no es posible aplicar peso al pie operado se le pedirá al paciente que use muletas durante un tiempo razonable.

En todo caso, el paciente podrá regresar a sus actividades normales en menos de seis semanas.

Después de la cirugía

Dolor del talón. Ilustración: después de removida la espuela

Dolor del talón. Ilustración: después de removida la espuela

Las espuelas del talón ocurren a lo ancho del hueso calcáneo. Son removidas mediante el respaldo quirurgico. Casi siempre el cirujano hace una pequeña incisión en el lateral del pie y realiza su trabajo cuidadosamente. Quizás haya que drenar la herida por un tiempo corto antes de dar de alta al paciente el mismo día.

Después de la operación hay que asistir a las citas médicas, mantener el pie y los vendajes limpios y secos, y  elevar la extremidad o aplicar compresas frías según sea el caso. Si hay dolor el médico recetará medicamento y hará radiografías para verificar el resultado positivo de la intervención. Las suturas serán removidas dentro de dos o tres semanas.

Puede que haya que recetar muletas o un andador por breve tiempo. Luego de dos o cuatro semanas el paciente podrá volver a usar su calzado regular y se recomienda el uso de un ortótico para evitar que la condición recurra.