CALLOS. ESPUELAS  BAJO LAS UNAS

Muchas veces se puede atribuir una deformación en una uña grande del pie a una espuela que crece en la punta del dedo. Esta espuela levanta la uña y la deforma. Tal condición causa una gran molestia en particular durante el uso prolongado de zapatos. La situación se agrava si la piel entre la uña y la espuela  se irrita y nace una callosidad.

Si el médico elimina la uña sin eliminar la espuela, el callo crecera más en vez de desaparecer. La forma de remediar esto es hacer una pequeña incision en la punta del pie y con un instrumento quirúrgico eliminar la espuela. Esta intervencién podría requerir unas pequenas suturas, habiendo molestias durante algunos días en la punta del dedo pero pronto sanará después de que se remuevan los puntos al cabo de unas dos semanas.

Quizás sea prudente usar un calzado con un corte en el frente para evitar la irritación en el area intervenida o unas sandalias. El especialista podría recetar un zapato quirurgico diseñado para proteger bien la herida.

LOS CALLOS BLANDOS

Los callos entre los dedos casi siempre son de naturaleza blanda debido a la consistencia tierna del tejido en esa área del pie y la humedad entre los dedos. La causa del callo es el roce constante de los huesos falanges unos contra otros, en particular si se usan zapatos apretados o se realizan actividades intensas de deportes o trabajo duro. En el punto exacto del roce surge el callo blando, muchas veces en un solo dedo o en ambos.

Como tratamiento el especialista quizás tenga que raspar un poco de hueso en uno de los dedos con callo para evitar que vuelva a recurrir. Para eso el médico hace una pequena incisión debajo de la callosidad o la espuela y remueve el hueso irritante. Una vez removida la espuela desaparece el callo.

Después de la operación puede haber una pequeña hinchazón en el área operada pero de poca molestia y desaparecerá mientras sane la incisión, normalmente si hay suturas.

El médico eliminará los puntos en dos o tres semanas y los dedos son vendados juntos para que sane mejor.

LOS CALLOS DUROS

Un callo duro es el resultado de una constante y duradera fricción entre el pie y una superficie exterior, como por ejemplo, la costura o un material duro del zapato. También puede ser una presión continua y fuerte sobre un área especifica del pie.

Casi siempre el callo surge sobre un hueso o espuela deformada que causa un roce constante e irritador sobre la superficie de la piel. El médico procede a eliminar la
callosidad mediante una incision alrededor del tejido y raspa el hueso deformado. Se
le aplica un pequeño vendaje al lugar operado que no sera removido hasta la siguiente visita después de la cirugía. Este vendaje puede ser tan pequeño que el paciente puede usar su calzado regular. De lo contrario, el especialista le recetará un zapato quirúrgico para proteger bien la incisión. Los puntos serán eliminados en dos o tres semanas y si hay molestia el paciente podrá ingerir algún medicamento para el dolor.
Todo el procedimiento es realizado después de la aplicación de una anestesia local y una serie de exámenes del pie mediante rayos-X, antes y después.